¿Una fuente confiable de noticias para los cuidadores de habla hispana? Tenemos WhatsApp para eso.

La foto a la izquierda es de mi abuelo en 2012 cuando él participó en Honor Flight Network (Red de Vuelos de Honor), un programa que transporta a veteranos de Washington D. C. para honrarlos por el servicio al país. A la foto a la derecha, yo y mi abuelo Al Diaz, alrededor de 1982.

Cuando la salud de mi abuelo comenzó a empeorar, atender sus necesidades diarias se convirtió en un punto de discordia constante dentro de nuestra familia. ¿Dónde debería vivir? ¿Debería llamar a una enfermera para asegurarse de que está comiendo lo suficiente o para ayudarlo a levantarse de la cama? ¿Cómo sacar el tema de su licencia de conducir? Después de todo, le encantaba conducir rápido. ¿Cómo se sentiría cuando le dijéramos que nos preocupaba su seguridad?

Mi abuelo no tenía ningún problema de salud terminal, solo estaba envejeciendo y, como muchos adultos ya mayores, simplemente comenzó a moverse más despacio con la edad. Yo me acababa de graduar de la universidad y vivía en el sur de California con mi tía. Habíamos decidido que lo mejor para él era vivir con nosotras; después de todo, dos cuidadoras son mejores que una. Cuando se cayó en medio de la noche, tuvimos que unir nuestra fuerzas para levantarlo. Nos encargábamos de disfrutar de una buena comida cada vez que teníamos la oportunidad en nuestro restaurante italiano favorito del área, solo para darle una sensación de normalidad. Mi tía manejó sus gastos en artículos esenciales como una ayudanta de salud en el hogar. Y cuando empeoró y pasó sus últimos días en el hospital rodeado de su familia, yo ya me había mudado a la parte central poniente del país y me despedí desde un iPad.

Si bien mi familia disfruta de ventajas relativas: tenemos educación universitaria, el inglés es nuestro primer idioma, somos originarios de este país, y estamos bien preparados para tomarnos el tiempo y los recursos necesarios para descubrir qué debemos hacer para abordar las necesidades de mi abuelo, no obstante, nos vimos empujadas al mundo desconocido y, a menudo, agotador de convertirnos en cuidadoras.

Se le ha llamado “la carrera inesperada”. Cuando los problemas de salud física o mental dejan a alguien incapaz de vivir de forma independiente, la atención y el apoyo adicionales que necesitan a menudo deben ser proporcionados por un miembro de la familia.

La investigación ha documentado que, como sociedad, en gran medida no estamos preparados para lidiar con el volumen de personas que necesitarán ese tipo de cuidado a medida que envejecen.

La mayoría de los adultos mayores prefieren envejecer en el hogar cuando es posible (múltiples encuestas lo demuestran), pero eso puede crear nuevas demandas para los cuidadores familiares, impactos psicológicos (tiempo, estrés) y costos financieros. La dinámica de las relaciones cambia. Puede ser desafiante y estresante interactuar con el sistema médico formal. La incertidumbre de los cuidadores familiares sobre qué hacer, e incluso si están haciendo las cosas correctamente, también son fuentes de estrés.

Cuando combinados estos factores estresantes con otros factores: falta de estatus migratorio, hablar un idioma que no sea el inglés, no tener acceso a información precisa y confiable relacionada con, no solo el cuidado de sus seres queridos, sino también para comprender y atender las propias necesidades, nosotros realmente estamos enfrentando una crisis de información. Como se informó anteriormente en la Revista Tostada, ¿imagínese si la información para salvar vidas se escribiera o registrará en un idioma que no entiende? ¿Cómo protegerías a tu familia?

Recurrir a los medios de comunicación tradicionales para las necesidades de información, especialmente dentro de las comunidades de color, es un desafío. A medida que las salas de redacción se reducen y los esfuerzos para retener a los periodistas negros y latinos o aquellos que poseen competencia cultural se han estancado a lo largo de los años, la confianza entre los miembros de las comunidades a las que se supone que sirven las salas de redacción también se ve afectada. Aquí es cuando las comunidades de negros, indígenas y personas de color (BIPOC por sus siglas en ingles), recurren a amigos, familiares, líderes comunitarios de confianza y, cada vez más, a plataformas en línea como Facebook o WhatsApp para obtener información. Sin el beneficio de la verificación de hechos o el contexto, la desinformación florece y causa pánico, caos e influye la forma en que se toman las decisiones en el hogar.

Cuando los miembros de la comunidad abandonan medios de comunicación tradicionales, ¿cómo llegamos a las personas dónde están?

Tostada Magazine, en colaboración con New York & Michigan Solutions Journalism Collaborative (Colaboración de periodismo de soluciones de Nueva York y Michigan), se asocia con el centro para personas mayores Latino Americans for Social and Economic Development (Latinoamericanos por el Desarrollo Económico y Social LASED por sus siglas en español) para crear un grupo en WhatsApp para que los cuidadores latinos de adultos mayores de habla hispana compartan información útil, información precisa impulsada por las necesidades de los residentes.

 Un piloto del proyecto WhatsApp se lanzará este otoño. Los cuidadores de habla hispana están invitados a un almuerzo informativo más adelante durante este verano con la fundadora y editora de  la revista Tostada, Serena Maria Daniels y Mayté Lomelí Penman, partidaria de la comunidad y facilitadora de la justicia del idioma. Para obtener más información o registrarse para asistir, haga clic aquí.

Serena Maria Daniels

Author: Serena Maria Daniels

Serena Maria Daniels is the co-founder and head chingona of Tostada Magazine. She is an award-winning journalist based in Detroit and specializes on the intersection of food, identity, and culture.

Find her on Twitter and Instagram @serenamaria36!

No Comments Yet

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: