Mujeres de Detroit llenando un nicho en la cadena de suministro de comestibles

martina at fuentes house
Presentación de diapositivas: Fuentes cobra a clientes leales que compraron una caja de yuca, un tubérculo originario de México, Centro y Sudamérica. (foto de Martina Guzman)

Traducido por Ma Teresa “Mayté” Penman

Editado por Gabriela Pastor

Un viernes temprano por la mañana, apenas unos minutos después del amanecer, Dani Dueñas llega a la Terminal de Productos Comestibles de Detroit en el suroeste de Detroit para comprar frutas y verduras. Pequeña, vestida con una falda floral y con su largo cabello recogido cuidadosamente en un moño, Dueñas se encuentra en el vestíbulo principal esperando reunirse con los vendedores mientras carretillas elevadoras y transpaletas pasan a su lado. Parece fuera de lugar, pero los trabajadores aquí la reconocen como una compradora de toda la vida que llega la mayoría de los días para abastecerse de todo, desde mangos hasta cilantro.

“Tengo grandes pedidos para el fin de semana y no podré volver hasta el lunes”, dice Dueñas mientras inspecciona una caja de fresas.

Su lista de clientes ha crecido en los últimos meses, y ahora entrega productos a Latinas hasta Romulus y Troy.

martina baby bananas
El plátano Orito bebé, el más pequeño y dulce de la familia de los plátanos, se usa en la cocina del sur de México, América Central y América del Sur. Estos productos básicos hacen que los clientes vuelvan a Fuentes para comprar productos. (foto de Martina Guzmán)

Dueñas es una de las pocas comerciantes latinas en el suroeste de Detroit que ha estado vendiendo frutas y verduras durante años para tener un ingreso extra, complementar los ingresos de sus familias. Pero con  el COVID-19 muchos compradores se han quedado en casa, por lo que sus servicios ahora tienen una gran demanda. La pandemia convirtió su actividad de tiempo parcial a un trabajo de tiempo completo, llenando un nicho en la cadena de suministro de comestibles.

Su trabajo temporal comenzó hace cinco años, cuando su esposo llegó a casa con 15 cajas de mangos. Había obtenido cada caja  por $3 en una venta de liquidación. No estaba segura de qué hacer con toda la fruta hasta que su vecina le sugirió que las publicara en Facebook.

“No sabía qué era Facebook, así que mi amigo me ayudó a crear una cuenta. Una vez que publiqué que tenía cajas de mangos, la gente comenzó a llamar”, dijo Dueñas. “Vendí las 15 cajas en dos horas.”

Pensó que si podía vender mangos, también podría vender otras frutas. Ella fue a algunas tiendas de productos y encontró una barata  de tomates y los vendió rápidamente. No pasó mucho tiempo antes de que se encontrara en la Terminal de Productos Comestibles de Detroit, donde ahora va cuatro días a la semana para comprar todo lo que necesita en una sola parada.

martina coconuts
Fuentes lleva una variedad de frutas tropicales, incluido el coco blanco, que contiene agua de coco nutricional, y los cocos marrones, que tienen carne dulce utilizada para cocinar y postres. (foto de Martina Guzmán)

La Terminal de Productos Comestibles de Detroit, una de las 13 terminales que aún operan en los Estados Unidos, abre a medianoche y suministra frutas y verduras en todo el sureste de Michigan. Los grandes compradores son los primeros en comprar, y solo después de que se completan esos pedidos, Dueñas puede obtener lo que necesita.

Ella no habla mucho inglés, pero eso no le impidió hacer el primer viaje a la terminal hace cinco años. “Me aprendí  los nombres de las frutas en inglés”, dijo Dueñas en español. “Entendieron lo que quería.”

Durante años, Dueñas vendió pequeñas cantidades de productos que le redituaban entre $ 50 y $ 100 por semana. El dinero era una pequeña pero útil adición a los ingresos de su familia. Pero a medida que el coronavirus se propagó, y con la orden de quedarse en casa impuesta por la gobernadora Gretchen Whitmer a mediados de marzo, comenzó a recibir llamadas diarias de mujeres en la comunidad con grandes pedidos que cumplir. Dueñas también comenzó a ofrecer comida a domicilio, lo que atrajo a más clientes y aumentó sus ingresos a más de $400 por semana, un aumento del 500 por ciento en su negocio.

Duñas es parte de la economía informal, al igual que las personas que venden en Craigslist y Marketplace de Facebook. Aunque el trabajo informal es en sí mismo un concepto controvertido, generalmente se refiere a aquellas actividades que no están reguladas o protegidas por el gobierno.

Según la Organización Internacional del Trabajo, la economía informal representa aproximadamente el 20 por ciento de la economía general de los Estados Unidos. A nivel mundial, está más cerca del 60 por ciento. 

“Estas actividades incluyen el trabajo en empresas no registradas y empresas domésticas, trabajo por cuenta propia, así como trabajos informales, sin protección o beneficios en el lugar de trabajo”, dijo Suzanne Bergeron, economista y profesora de estudios de la mujer en la Universidad de Michigan-Dearborn.

“La pandemia ha resaltado la importancia del trabajo infravalorado realizado por las mujeres que es esencial para mantener nuestras economías en funcionamiento”, dijo Bergeron. “Sin embargo, este trabajo generalmente no se cuenta en las estadísticas oficiales de producción y empleo.”

Bergeron agrega que “décadas de dislocaciones económicas, la disminución del acceso a trabajo decente y la erosión de la protección social ha resultado en un aumento de las actividades de la economía informal en Detroit. Aunque estas actividades son muy variadas, muchas de ellas proporcionan formas localmente arraigadas de satisfacer las necesidades de sus comunidades.”

martina nopales
Las verduras como el nopal, las pencas del nopal, son un elemento básico de la dieta indígena latina y son difíciles de encontrar en una gran caja o cadena de supermercados. (foto de Martina Guzmán)
martina fuentes 2
Fuentes ha convertido su cochera en un refrigerador para mantener los productos frescos. Aquí, ella llena los pedidos, los carga en cajas y los entrega en toda la comunidad del suroeste de Detroit. (foto de Martina Guzmán)

No muy lejos de Dueñas vive en el Sudoeste de Detroit, Bianca Morones. Hace varias semanas, recibió un mensaje de texto con tres fotografías. Cada foto era de una hoja de papel de cuaderno con una larga lista de frutas y verduras escritas en ellas. Al lado de cada artículo había un precio. Tomates Roma $ 1.25 por libra, nopales $1 por libra, cilantro, dos por $ 1 y así sucesivamente. La lista de productos era extensa.

Había oído hablar de latinas en el vecindario que vendían frutas y verduras, pero nunca había comprado nada. Era fiel a sus tiendas favoritas, pero era abril, durante el apogeo de la pandemia en Michigan, y Morones tenía dos niños pequeños y un recién nacido, por lo que no quería salir de su casa por miedo a contraer el coronavirus.

“La lista contenía muchas de las frutas que comemos, como papaya, coco, tunas y piñas frescas”, dijo Morones. “Y se entregan.”

La entrega de alimentos fue conveniente, eliminó el miedo a exponerse a COVID-19 y también le ahorró el tiempo que llevaría vestir a sus hijos y subirlos al automóvil con máscaras faciales.

“Vienen directamente a mi casa y la dejan en el porche. Yo dejo el dinero en el buzón y listo,” dijo Morones.

Ella pasó el mensaje de texto a otras madres en la comunidad, y la noticia continuó difundiéndose.

martina shopping cart
Jessica Fuentes se encuentra en su patio trasero que se ha convertido en un muelle de carga donde ella y sus hermanas empacan y desempacan frutas y verduras. (foto de Martina Guzmán)
cybelle mangos
Dueñas examina un caja de mangos mexicanos del Grupo Palanque. La Terminal de Productos Comestibles de Detroit ofrece una amplia variedad de frutas y verduras, incluidas frutas tropicales que ayudan a satisfacer las necesidades de los clientes latinos en el suroeste de Detroit. (foto de Cybelle Codish)

La fruta fue entregada a Morones por  Jessica Fuentes, de 32 años, quien también vendía frutas y verduras. Su padre y su abuelo tenían tiendas de comestibles en Guatemala, por lo que vender estos  productos era algo natural para ella.

Durante años, Fuentes instaló su puesto de frutas y verduras en su pórtico y ganó dinero extra vendiendo a los inmigrantes mexicanos, centroamericanos y yemeníes en su cuadra. Era  una  operación pequeña que creció lentamente.

Ella también comenzó a entregar comestibles debido a COVID-19, y antes de darse cuenta, Fuentes tenía tanto negocio que toda la familia se involucró. Mientras ella se queda en casa y toma las órdenes, sus hermanas las llenan y hacen las entregas. A medida que se corrió la voz, también lo hizo su clientela.

Parada en la entrada de su cochera junto a un carrito de compras lleno de sandías, Fuentes saluda a Roberta Pérez, que está allí para recoger una caja de yuca.

cybelle duenas 1
Dueñas de pie en el muelle de la Terminal de Productos Comestibles de Detroit. (foto de Cybelle Codish)
cybelle at the window
Dueñas paga sus comestibles en la Terminal de Productos Comestibles de Detroit, donde poco ha cambiado en décadas. (foto de Cybelle Codish)

Entran a la cochera, que recientemente se convirtió en un cuarto de refrigeracion. Fuentes dice que lo renovaron para el negocio en crecimiento. La cochera  tiene paredes aisladas, iluminación de rieles y estanterías diseñadas para mantener los productos crujientes. Es una operación perfeccionada, y mantiene ocupadas a las hermanas Fuentes. 

Cuando Pérez sale, Susanna Garza, de 45 años, entra. Ella está allí para recoger tomatillos y dice que comprarle a Fuentes no solo es conveniente sino más barato.

“Lo que necesites está ahí. No tienes que pasar por la línea en la tienda de comestibles ”, dijo Garza. “Es una molestia, y siempre estoy ocupada.”

También dice que es importante para ella apoyar a los latinos. “Siento que si está comprando en lugares pequeños como este, está ayudando a nuestra comunidad más que ir a una tienda Kroger o corporativa,” dijo Garza.

cybelle duenas w man
Con su pedido en mano, Dueñas ha seleccionado suficientes frutas y verduras de uno de sus vendedores de confianza para pasar el fin de semana y completar grandes pedidos. (foto de Cybelle Codish)
cybelle pallets
Cuanto mayor sea el descuento que Dueñas obtenga con frutas como las fresas, mayores serán los ahorros que puede transferir a sus clientes. (foto de Cybelle Codish)

Aunque las tiendas corporativas entregarán víveres, operan desde la perspectiva de que todos tienen una tarjeta de crédito, una computadora o teléfono inteligente, o una conexión a Internet. Los estudios han demostrado que hasta el 40 por ciento de los residentes de Detroit no tienen acceso a Internet de banda ancha.

En las comunidades de inmigrantes, también existe la barrera del idioma. Las aplicaciones de servicio de entrega de comestibles no están en español. Comprar dentro de la comunidad es sencillo y amigable para mucha gente.

Dueñas dijo que “hace varias semanas, un cliente habitual me ayudó a configurar un Venmo, pero hasta ahora, solo dos personas lo han usado.”

cybelle foxy boxes
Esperando pacientemente, Dueñas espera su turno para ordenar productos. (foto de Cybelle Codish)
cybelle looking black wall
Dueñas inspecciona una caja de lechuga. (foto de Cybelle Codish)

“Las tecnologías no existen para apoyar la naturaleza de la comunidad, no son amigables con las comunidades”, dijo Tawanna Dillahunt, profesora asociada de información en la Universidad de Michigan.

La investigación de Dillahunt analiza formas en que la tecnología puede apoyar las necesidades de las poblaciones marginadas.

cybelle detroit produce terminal
La Terminal de Productos Comestibles de Detroit, una de las 13 terminales que aún operan en los Estados Unidos. (foto de Cybelle Codish)
cybelle morning trucks
Amanecer en la Terminal de Productos Comestibles de Detroit, donde Dueñas compra frutas y verduras cuatro días a la semana. (foto de Cybelle Codish)

“El problema con los tecnólogos es que solo están pensando en una cosa, y ese es el capital, el dinero, ¿cómo podemos ganar más dinero?” Dillahunt dijo. “Las tecnologías están configuradas y suponen que todos quieren ser el próximo millonario o multimillonario.”

Después de años de vender comestibles, Fuentes y Dueñas dicen que no buscan hacerse ricas, solo quieren ayudar a mantener a sus familias y disfrutan sirviendo a su comunidad.

Martina Guzmán es una galardonada periodista y documentalista de Detroit y originalmente contribuyó con esta historia a Bridge Detroit. Para leer el artículo completa en Inglés, da click aquí. BridgeDetroit es una organización de noticias y compromiso sin fines de lucro que se enfoca en elevar los problemas que los propios Detroiters identifican como importantes para sus vidas. Para suscribirse al boletín de Bridge Detroit, haga clic aquí.

Martina Guzmán is an award-winning journalist and documentary filmmaker from Detroit and contributed this story to Bridge Detroit. To read the complete story in English, click here. BridgeDetroit is a non-profit news and engagement organization that is laser-focused on lifting up the issues that Detroiters themselves identify as important to their lives. To sign up for Bridge Detroit’s newsletter, click here.

Este artículo fue posible gracias al Detroit Journalism Engagement Fund, un proyecto de la Community Foundation for Southeast Michiganque está trabajando para aumentar el periodismo de calidad y ayudar a informar mejor a las comunidades.

This article was made possible by the Detroit Journalism Engagement Fund, a project of the Community Foundation for Southeast Michigan, that’s working to increase quality journalism and help better inform communities.

Bridge Detroit

Author: Bridge Detroit

Founded on a belief that Detroit’s 700,000 residents deserve a transparent, innovative and diversely staffed news organization, BridgeDetroit is a non-profit news and engagement organization that is laser-focused on lifting up the issues that Detroiters themselves identify as important to their lives.

No Comments Yet

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: